Close

Cómo Recuperar tu Silueta

Pasado el verano, nuestro cuerpo comienza a sentir las consecuencias de las comidas abundantes con la familia o amigos. Para bajar esos kilos, es importante que nos aseguremos de que nuestra salud se encuentra en perfectas condiciones para que podamos realizar una dieta un poco más estricta y recuperar la figura que teníamos. El control de nuestra dieta debe estar supervisado por un médico nutricionista.

Para mantener una dieta equilibrada y no comer más de la cuenta es necesario reducir los hidratos de carbono como patatas o arroz; la cerveza con o sin alcohol; grasas tipo aguacate, mantequilla, fritos o rebozados y aumentar las proteínas como carne, pescado, mariscos y huevos, además de vegetales, frutas, lácteos descremados y agua.

Con este tipo de dietas se consigue perder mucho peso ya que reduce el exceso de agua acumulada en el organismo y un efecto saciante que reduce el apetito.

Para asegurarnos de que no tendremos ningún déficit de vitaminas o minerales en este período, es aconsejable tomar algún suplemento que nos debe indicar nuestro médico según nuestro estado físico, tipo de dieta y kilos que queremos perder.

La ventaja de este tipo de dieta en la que aumentamos la cantidad de proteínas es que nos encontramos bien y con mucho más ánimo además de no sentirnos con hambre. No nos impone ningún tipo de limitaciones en las cantidades de comida. También se aconseja beber al menos dos litros de agua al día y eliminar los azúcares y bebidas alcohólicas.

#vidasana #nutricion #salud

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *