Close

Presume de Piernas

No hace falta tener las piernas de Heidi Klum para enseñarlas con orgullo. Si has hecho ejercicio y practicado algún deporte durante el año, podrás mostrar unas piernas tonificadas. Pero si, además, les has dado los cuidados de belleza que se merecen y te has alimentado como debes, estarás deseando ponerte los shorts y los vestidos cortos.

Uno de los principales peligros que acechan a las extremidades es la vida sedentaria. Los malos hábitos posturales y la falta de ejercicio incrementan la presión sobre las venas, lo que se traduce en calambres, varices, pesadez, dolores lo cual se puede evitar siguiendo una rutina deportiva. Una buena medida para corregir estos problemas es caminar entre 30 y 60 minutos al día o nadar. Y aunque te quieras quitar las medias de vestir cuanto antes, ponte las de compresión cuando entrenes, pues evitan los acúmulos de sangre en las venas dilatadas.

Para presumir de piernas pasados los 30 es muy importante adoptar costumbres saludables. Si pasas muchas horas delante del ordenador, usa un reposapiés; evita cruzar las piernas; haz frecuentemente extensiones y flexiones de pies; durante la noche duerme con las piernas elevadas unos 15 cm; y moviliza la musculatura todos los días mientras estás tumbada con las piernas ligeramente en alto.

Con cambios muy pequeños puedes conseguir grandes resultados. Por ejemplo, a la hora de comer, ponle menos sal a las comidas ya que produce hinchazón de las venas varicosas; apuesta por alimentos ricos en flavonoides, que favorecen el retorno venoso; elimina el tabaco y el alcohol, que oxidan la grasa y empeoran la celulitis; alterna duchas a 38° C con otras frías para aliviar la pesadez y olvídate de las saunas. ¡Así de sencillo!

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *