Close

Duerme Mejor

Dormir una o dos horas menos de las que necesitas, favorece la aparición de enfermedades cardiovasculares, problemas de peso, además del envejecimiento prematuro. También es un factor que eleva el riesgo de padecer depresión, infertilidad, aborto y depresión post-parto.

Cuando duermes, tu cuerpo mantiene una temperatura estable, para que tu organismo pueda luchar contra las infecciones. Además, el sueño ayuda a nuestro cerebro a retener la información recabada durante todo el día y nos rejuvenece. A continuación te dejamos unos consejos para que puedas dormir mejor y más tiempo.

Haz ejercicio
Mantenerse físicamente activo cada día con actividades al alcance de la mano como caminar, correr o nadar, nos aportan tres beneficios clave de cara a obtener un sueño reparador: cuando uno está cansado por el ejercicio se duerme más rápido, consigue un mayor porcentaje de sueño profundo y se despierta con menos frecuencia durante la noche.

La cama es sólo para dormir
El resto de actividades como ver la televisión, las redes sociales, revisar el correo o jugar en el móvil, tableta o portátil no nos aporta ningún factor positivo si queremos dormir mejor al final del día.

Organiza tu habitación
El lugar donde duermes debe ser un templo de tranquilidad y silencio. Evita tener aparatos electrónicos como el móvil y el ordenador en tu habitación. La temperatura debe ser fresca, la iluminación muy tenue o completamente a oscuras y lo más tranquila posible. Intenta organizar los elementos que componen tu habitación para que se perciba orden y armonía, lo que facilitará el ambiente tranquilo que necesitas para dormir por la noche.

Siestas cortas
Hacer siestas cortas ayuda a cargarte de energía para poder acabar el día de manera satisfactoria. Entre 20 a 30 minutos como máximo es la duración perfecta, si duermes más tendrás problemas por la noche para poder dormir.

Horarios y rutina
Hay que establecer y cumplir una rutina para conseguir dormir bien, es decir la hora de ir a dormir y despertar debe ser la misma cada día. Con este cambio conseguirás dormirte más rápido y despertarás lleno de energía.

Tabaco
Además de ser perjudicial para la salud en general, la nicotina provoca insomnio lo que hace más difícil dormir por las noches.

Cafeína
El café, el té o los refrescos pueden apetecer mucho a lo largo del día pero la cafeína nos provocará más dificultad para dormir por la noche y también aumentan la necesidad de despertarse para orinar durante la noche.

Pastillas para dormir
Intenta evitar las pastillas para dormir y consulta con un especialista la forma más eficaz de tomarlas durante el período de tiempo más corto posible.

Alcohol
El alcohol afecta de una manera muy negativa al sistema nervioso, lo que ayuda a quedarse dormido. Sin embargo, este efecto desaparece a las pocas horas, impide que podamos llevar un sueño regular ya que provoca que nos despertemos durante la noche así que el sueño no es reparador. Además el alcohol intensifica los ronquidos y otros problemas respiratorios relacionados con el sueño.

¿Qué pasa si no consigues dormirte?
Si no consigues dormir después de 20 minutos indica que no estás lo suficientemente relajado. Quedarse en la cama tras 20 minutos de haberse ido a dormir es un indicador de que no estamos relajados y por tanto, nos va a costar quedarnos dormidos. Levántate, ponte a leer un poco, y luego vuelve a la cama. Dar vueltas y vueltas en la misma durante horas no acelerará el proceso.

0 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *